¿Como puedes vestir con ropa gótica?

El estilo gótico nace en los años ochenta, más o menos, y ha visto cientos de variantes a lo largo de los años.

Ropa gótica para todos los días

Desde el bat-cave goth, un poco más urbano, pasando por los góticos victorianos que reviven siluetas clásicas, corsets y prendas que lucirían perfectas en la corte de algún rey medieval; el estilo gótico con su estética un tanto macabra, oscura y repleta de calaveras, ha sabido adaptarse a los tiempos y ha evolucionado hasta posicionarse como parte del mainstream.

[content-egg-block template=custom/all_offers_grid]

Conoce el Nu Goth y descubre cómo puedes usar ropa gótica.

¿Qué es el estilo gótico?

El nu goth parece una mezcla más urbana y pulida del estilo japonés y grunge noventoso.

Las líneas son mucho más pulidas, sueltas, modernas y minimalistas.

En este estilo se utilizan telas de muchas texturas, ropa más suelta y moderna, pero más allá de ser únicamente un estilo signado por prendas de ropa o el color negro, se trata más de utilizar el referente estético macabro e integrarlo con otras tendencias más modernas: cabellos de color pastel, maquillaje negro, pero también unicornios, símbolos arcanos y calaveras que conviven con sirenas y unicornios.

Es la convergencia de todo lo conocido adaptado a los nuevo.

Podríamos afirmar que el Nu goth es una apropiación de la estética gótica, pero convertida a lo diario, a la ropa que puedes usar cualquier día en cualquier momento.

Es convertir algo que solía mirarse con un poco de resistencia en algo más digerible ante los ojos de la sociedad, hacerlo más disimulado pero sin que pierda la esencia macabra y siniestra, romántica y cuidada que caracteriza al estilo gótico.

¿Qué caracteriza al estilo gótico?

La ropa gótica siempre se ha considerado un poco exagerada, fuera de la norma.

Desde corsets, pasando por faldas amplias y largas, abrigos y botas exageradas, pero siempre de negro, salpicada de rosas, calaveras, murciélagos y otros íconos gráficos; la ropa gótica pareciera ser poco adecuada para ciertos contextos, por ejemplo, el laboral.

Con el estilo gótico esto ha quedado en el pasado.

Puedes usar ropa gótica y ciertos elementos en cualquier ocasión, sin lucir demasiado fuera de la norma.

El color negro sigue siendo característico del estilo, pero también se apuesta por siluetas minimalistas, delicadas y vaporosas.

Se adaptan prendas cotidianas con símbolos, apliques y cortes atrevidos, pero que lejos de verse extravagantes, lucen pulidos y hasta modernos. Los tirantes, arneses y transparencias, además del terciopelo, se han convertido en cosas básicas dentro del mundo de la moda urbana actual y estos materiales siempre han sido parte de la estética gótica.

El cabello en hombre, colores como el plata y pasteles, reflejos atrevidos y cortes asimétricos también podrían ser considerado parte de la estética nu goth.

Sombreros de ala ancha, accesorios con calaveras y animales fantásticos, ropa con prints cabalísticos, faldas largas, botas y botines, jeans y leggins de calaveras negros que estilizan las piernas, acompañados de tops vaporosos, transparencias y maquillaje ahumado, además de delineados fuertes son todos parte de esta tendencia que ha llegado para quedarse.